Banner

Volver a la lista de Artículos de Mercadeo

Carlos Fernando Villa Gómez

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla "> Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Es indudable que una de las actividades que mayor actualización exige, en muy buena parte debido a la constante del cambio, sobre todo en los comportamientos del mercado y en la tecnología y su uso para las comunicaciones, es el marketing, por lo que todos los que desempeñan algún papel en su desarrollo y orientación, sin excepción, tienen que tener claro que sin estar al día, como se dice, es y será imposible ser exitoso, o, si se quiere, sobrevivir, convirtiendo al proceso, incluyendo la autoactualización, primordialmente, en una obligación de los de mercadeo.

Las relaciones con los mercados (clientes) han cambiado, pudiendo decirse que el giro ha sido de 180 grados, siendo la tecnología la que ha dado un poder innegable a todos los que hacen parte del proceso logístico del mercadeo; y, con seguridad, seguirá de manera cada vez más acelerada, pues todos los días hay nuevos escenarios para actuar y se incrementa el número de competidores.

Lo anterior hace necesario que el contacto con los clientes, sobre todo, sea cada vez más generador de esa imperiosa obligación de estar actualizados y conocer cuáles son y cómo se utilizan adecuadamente las herramientas.

Tal como ha ocurrido tradicionalmente con muchas disciplinas, la actualización y el aprendizaje has sido constantes, pero nunca antes tan cambiantes, y cuando los resultados tienen tan alta dependencia del comportamiento humano como es el caso del mercadeo, en todos los campos, hay que estar siempre actualizados, con mente abierta para superar las barreras naturales al cambio, y lograr que las internas, que son cada vez más fuertes por las culturas organizacionales y los cambios generacionales, puedan superarse.

Estudios recientes de la publicación norteamericana Fast Company identifican con claridad las necesidades de los mercadólogos del futuro, y hacen énfasis en la obligatoriedad de estar siempre al día en el desarrollo tecnológico, en especial el llamado “computational thinking” que no es otra cosa que la capacidad de manejo de grandes cantidades de datos e información para llegar a conclusiones claras y concisas en el menor tiempo posible, para definir estrategias y pautas.

Los conocimientos y habilidades sobre la denominada “inteligencia social” (social intelligence) y los nuevos medios serán cada vez más exigidos a los de mercadeo, pues se requiere y requerirá cada vez con mayor insistencia más conocimiento y aplicación de la forma como operan las diferentes plataformas de comunicación y la forma como debe interactuarse con ellas. En este mismo campo, la globalización exige más análisis e interpretación de los elementos culturales de los mercados.

No serán los únicos elementos necesarios para un exitoso mercadólogo, pero sí llama la atención que día a día se hable más de ello y de las falencias que en estos campos se observan entre quienes tienen a cargo las orientaciones y actividades del marketing, pues también se necesita que los conocimientos en disciplinas como las finanzas, la psicología, la antropología, el diseño, las neurociencias y muchas otras, sea una obligación, haciendo que se necesite y actúe con base en una interdisciplinariedad que aún brilla por la ausencia en muchas de las áreas de mercadeo.

Lecturas, seminarios, diplomaturas, y más medios, son algunos de los más recomendados para estar al día, por lo que en una palabra se podrá resumir esa necesidad: especialización, sin que ello sea un título académico necesariamente.