Banner

Volver a la lista de Artículos de Mercadeo

Carlos Fernando Villa Gómez

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla "> Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Cuando Jay Conrad Levinson escribió el libro Tácticas de Guerrilla aplicadas al Mercadeo (Ed. Norma, 1990), muchas acciones comenzaron a ser ejecutadas por organizaciones pequeñas y medianas que pensaban que para ellas no era el marketing de entonces. También han sido, quizá muchas más, las ideas que se han quedado en los tinteros por falta de recursos humanos y financieros, principalmente, y no han sido pocas las equivocaciones y los errores, por las confusiones y las complicaciones generadas por muchos planes de mercadeo, siendo más del 90% los que no han generado los resultados esperados, y casi que la totalidad los que han tenido que modificarse sin haber cumplido siquiera los primeros meses de ejecución, cuando se ha dado comienzo a lo que se determina en ellos, debido en mucho a la complejidad en su elaboración, y a las "3 ces" de las que habla Jack Trout en el libro Reposicionamiento (Pirámide, 2010), a saber, cambio, competencia y crisis.
La tecnología es una herramienta que se ha utilizado poco en nuestro medio para efectos de implementación de acciones mercadológicas. Los equipos móviles, y especialmente los teléfonos y las tabletas, permiten un trabajo de comunicación para estar y permanecer en contacto con los mercados, no para cobrar solamente, para permitir un diálogo con todos, de manera bidireccional y circular, sin que tenga que nacer (la comunicación) del oferente, sino, además, permitiendo al cliente iniciarlo para que se de el llamado “inbound marketing”. Llamadas de saludo, mensajes para información sobre nuevos productos, cambios, nuevas normas, invitaciones, etc., combinados con otros medios, pues uno solo, como tantas veces hemos dicho, no funciona, son algunos ejemplos.
Las bases de datos, tan útiles y necesarias en la actualidad, hay que utilizarlas para las acciones generadoras de beneficio mutuo, es decir, para tener un relacionamiento que sea caracterizado por la filosofía gana-gana. Las recientes normas legales, por ejemplo, han depurado muchas de esas fuentes de información facilitando las acciones que se adelantan con base en lo que en ellas se tiene, y han posibilitado que se pueda trabajar de manera más efectiva ya que se evita mucha pérdida de información y tiempo por posibilitar el envío de mensajes estimuladores a quienes de verdad interesan las ofertas.
Decía Jay Conrad que con lo que hoy se da, es perfectamente posible agilizar trámites que otrora eran lentos, y hasta molestos, como chequeo de inventarios, solicitudes de información, y más, que para la navidad que se avecina ya comienza a aparecer como algo que será de mayor uso entre los mercados, no tanto para transacciones sino para toma de decisiones con base en la información que se logra, además de las compras utilizando medios móviles, por citar algunos nada más.
Detalles con los ancianos, menores y personas con discapacidad, como salas de espera cómodas y bien equipadas, dulces, elementos de distracción como televisión, crucigramas, sudokus, etc.; conferencias informativas y lúdicas, visitas a las instalaciones, actividades para los niños, concursos, competencias, y más.
Las aerolíneas podrían rifar entre los viajeros lo que llaman "up grade" para "llenar" sillas de clase ejecutiva. En fin, son muchas las cosas que pueden hacerse para mayor conocimiento mutuo y mejor relacionamiento, pero siempre trabajando con y para personas humanas, porque los sentimientos no dejan de existir por ser cliente; ¡nunca desaparecerán! Así se tendrá un mercadeo más efectivo, en todos los casos.