Banner

Volver a la lista de Artículos de Mercadeo

 

Carlos Fernando Villa Gómez

Cuando se habló de las cinco dimensiones del producto, la básica (lo que interesa al cliente que todos ofrecen y lograr), la genérica (las características que todos tienen), la aumentada (lo que se da de más que hace la diferencia y supera expectativas), la esperada (lo que puede esperarse de acuerdo con la promesa básica) y la potencial (lo que no se ha ofrecido pero se sabe que se puede y espera que ocurra), sumado al tema que desde hace varios años se ha tenido como fundamental para lograr éxitos, la innovación, se han cuestionado las razones por las cuales hay tantos que no se dan cuando mucho se ha dicho sobre el afán de lo novedoso, y más cuando se ha enfatizado tanto sobre esa innovación de la que Drucker dijo era una de las dos funciones básicas de cualquier organización.

Por lo anterior, hay cosas que no se entienden, sobre todo cuando las empresas dicen estar haciendo esfuerzos por competir con lo último, con innovaciones. Hay áreas que han logrado niveles incuestionables e inimaginables de desarrollo, presentando novedades espectaculares, como las que se han dado y están dando en el mundo de las comunicaciones y la tecnología. Pero hay otras que hacen pensar.

¿Cómo es posible, por ejemplo, que los piratas de libros y música saquen al mercado en “un rato” libros y discos compactos, y las compañías de impresión y grabación se demoren tanto? ¿Y quién puede explicar desde la lógica la razón por la que no se ha podido innovar lo suficiente para evitar esos plagios de los que tanto se quejan en todo el mundo?

Los laboratorios que producen medicamentos avanzan e innovan en muchos campos, pero, ¿por qué será que no han podido con un remedio que evite la gripa, y siempre están lanzando productos de una variedad aparentemente infinita, para la tos, para el malestar, para la congestión, para la fiebre, para el dolor de cabeza, etc.?

Los video juegos han alcanzado un nivel de complejidad y perfeccionamiento que verdaderamente puede decirse que son innovadores; pero los computadores dejan mucho qué desear. ¿Cómo es posible que no hayan podido desarrollar un programa que permita salvar lo que se ha trabajado cuando equivocadamente se imparte una orden equivocada al ordenador?; y, ¿por qué será que no se ha innovado en sistemas que hagan posible que cuando se bloquean, no se pierda tanto tiempo desbloqueando?

En el campo de los artículos para el hogar se ven cosas novedosas cuando se habla de innovaciones, como la nevera que no produce escarcha; pero, qué falta hacen algunas novedades como un congelador que permita que cuando se van a utilizar los alimentos congelados, los descongele; unos electrodomésticos que tengan sistemas de autolimpieza para cuando las cosas se derraman; una tostadora que evite las tostadas quemadas, una plancha que cuando se apague se enfríe rápidamente.

Los constructores de autos han tenido muchas novedades; hay detectores que hacen sonar alarmas ante la inminencia de accidentes, por ejemplo. Entonces, si eso es posible, ¿cuándo será que tenemos ese sistema con la novedad que se necesita para que el carro tenga un sistema de frenos que haga que el automóvil se detenga ante un riesgo alto, como una colisión, la proximidad de un muro, o un vacío en la carretera para evitar volcamientos?

Definitivamente, cuando estamos en una época de altos índices de competitividad, creatividad, iniciativa y más, las cosas dizque evolucionan como dicen, hay innovaciones que no se explica uno por qué no existen!