Banner

Volver a la lista de Artículos de Mercadeo

 

Por: Carlos Fernando Villa Gómez

Esta noche celebra el mundo cristiano un año más del nacimiento de Cristo, y en muchos hogares se tendrá la tradicional reunión familiar para repartir los regalos, degustar los tradicionales manjares navideños y, en algunos casos, muchos por cierto, dar rienda suelta a la sed alcohólica, al tiempo que se envían y reciben mensajes de paz y amor.

Tradicionalmente, también, ha sido la época durante la cual las organizaciones de todos los sectores, especialmente el comercio, incrementan los esfuerzos en áreas como mercadeo y ventas, no pocos como los malos estudiantes tratando de ganar el año en el examen final, para hacer de la época la mejor del período.

Muchos se han equivocado, como lo demuestra la historia, y otros han sabido aprovechar la época para reforzar la actividad formadora y sostenedora de mercados (clientes), por medio de los procesos de relacionamiento que hoy, con las ayudas tecnológicas, se pueden trabajar con mayor intensidad y, por lo tanto, efectividad.

De las frases que seleccionamos para la semana anterior, es bueno rescatar algunos conceptos que ya han debido ser tenidos en cuenta por aquellas organizaciones que pueden decir que tienen una adecuada cultura mercadológica.

Sorprendió a algunos la frase del comediante Bob Hope, quien durante su vida, por esta época, especialmente, visitaba las tropas norteamericanas en los campos de batalla para llevarles un poco de humor y de ánimo a los integrantes de las fuerzas armadas que estaban lejos de las familias. El mensaje es muy claro, y en mercadeo se aplica a la perfección: ¿por qué hay que esperar épocas especiales para tener en cuenta a los clientes? Es algo que debería darse todos los días del año.

Llamó la atención de otros la de John Calvin Coolidge, quien ocupó la presidencia de los Estados Unidos entre 1923 y 1929, por haber sido un defensor de los grandes capitales y a quien atribuyen algunos las principales causas de la depresión de los años 30 del siglo pasado, y quien dijo que la navidad es un estado de la mente, no una época, lo cual hace que se piense en la temporada que vivimos de una manera diferente.

La reflexión de la poetisa inglesa Agnes M. Pharo, quien se hizo famosa por la pregunta “¿Qué es la Navidad?”, hizo pensar a no pocos por ser la autora también de la respuesta: “Es la ternura del pasado, el valor del presente y la esperanza del futuro”, cuyo contenido envuelve una gran cantidad de mensajes que para la época son muy propicios.

El contenido de lo que dijo el contador público, político y actual director del Instituto para estudios políticos de la U. de Dénver Richard Lamm, quien durante 3 períodos fue gobernador del estado de Colorado en los Estados Unidos, también ha sido tema de análisis por haber opinado que esta época es una temporada durante la cual “los niños le dicen lo que quieren a Santa Claus y los adultos lo pagan y, los déficits son las épocas en que los adultos le dicen al Gobierno lo que quieren y los niños lo pagan”.

De la comediante Phyllis Diller, fallecida en Agosto de este agonizante 2012, a los 95 años de edad, causó inquietud la frase sobre ser navidad un tiempo durante el cual se desea olvidar el pasado y recordar el presente, agregando que le gustaba de estas fiestas el tener que buscar otro trabajo al otro día; el mensaje que transmitió, para mercadeo que es nuestro campo, es interesante: cada día hay que tomarlo como si fuera un nuevo comienzo, pues la competencia está activa, sin descansar en estos tiempos, y por ello no se puede pensar de otra manera debido a la constante del cambio.

Y causó sensación la de la ley de las postales, que muchos hacen aparecer entre las famosas leyes del ingeniero aeroespacial Edward A. Murphy, conocidas como las Leyes de Murphy, pero que en realidad sigue siendo frase de un desconocido, y que generalmente, sucede, pues cuando se ha dado por terminado el envío de tarjetas y postales, llega algo de alguien a quien se pasó por alto.

Son muchas las lecciones que para mercadeo, en nuestro caso, pueden derivarse de las frases que seleccionamos para estos días. El marketing auténtico, el que se fundamenta en los principios de la formación y mantenimiento de los mercados para mejorar siempre el nivel de vida de la sociedad, del que predicaron siempre Ted Levitt y Peter Drucker, del que tantos apoyamos, del que define la American Marketing Association y corrobora el consultor de mercadeo australiano Joe Talcott al decir que la definición que más le gusta es la que dice que “Mercadeo es la ciencia y el arte de crear y mantener clientes”, es el que nos hace presentar las reflexiones que seleccionamos para estos días, y que hoy reiteramos: ¡FELIZ NAVIDAD!