Banner

Por: Carlos Fernando Villa Gómez

Cuando estamos llegando al final de otro año, algunos han comenzado a preparar las actividades para el próximo, y por ello, son frecuentes las preguntas que conducen a otra: ¿dónde se consigue la información para el plan de mercadeo? Las respuestas que se conocen son muy variadas, pero las fuentes continúan siendo, básicamente, las mismas, llegando incluso algunos a comentar que son excesivas, por lo que hay que saber seleccionarlas adecuadamente, para que las cosas funcionen.

No son pocos los que afirman tener una base de datos, actualizada, de los clientes; pero, tristemente, también hay que decir que no son pocos lo que no saben qué hacer con la información que han acumulado, que en ocasiones desborda el potencial de actividades que puede adelantarse con ello, desperdiciando, y haciendo perder, tiempo a todos. Sobre ello se sabe que hay empresas que han comenzado a trabajar en mercadeo con profesionales de disciplinas como la sicología y otras, dándose el caso de un supermercado que, basado en la historia de compras de una cliente, le anticipo un embarazo que días más tarde comprobó que era real: un sicólogo de la organización, al observar la variación en la historia de las compras de la dama, concluyó que era la acción típica de quien comenzaba un proceso de gestación.

La experiencia ha demostrado que en la actualidad la Web, con los motores de búsqueda y la gran cantidad de información que allí existe, es una gran fuente de información, no solamente a nivel local sino, también, internacional. Wikipedia, para citar solamente una, se ha convertido en una frecuente proveedora de datos e información para los mercadólogos.

Las bibliotecas, tanto las públicas como de los gremios y oficiales, cuentan con una gran y valiosa cantidad de información; y amplia y suficiente es la que se encuentra en las universitarias, que, lastimosamente, mantienen las que otrora se conocían como tesis de grado, con datos, opiniones, ideas y una gran cantidad de información desaprovechada. Además, la gran mayoría de ellas, cuentan con terminales de computador, que complementan lo que aparece en textos, revistas y similares.

Las redes sociales se han constituido en herramienta fundamental para los mercadólogos, por lo que los gerentes comunitarios (community managers) son cada vez más necesitados en los procesos logísticos de mercadeo. Lo que en ellas se dice, comenta e informa es algo para ser tenido muy en cuenta, como hemos comentado antes.

Los empleados y los mismos clientes y prospectos, han sido y seguirán siendo grandes fuentes de información, por lo cual deben ser tenidos en cuenta a la hora de formular planes de acciones; sobre todo, los clientes, quienes han sido fuente inagotable de sugerencias porque son los que usan y saben a ciencia cierta cuáles son las bondades y los beneficios de las ofertas, y cuáles las mejoras posibles de las mismas; aunque muchos critican por criticar no hay que menospreciar lo que “dicen por ahí”. La conformación de comités, o grupos de trabajo con clientes, bajo la metodología de los ya tradicionales grupos focales, que algunas empresas llaman club de clientes, y de otras maneras, son una gran fuente, y, además, de gran credibilidad; pero hay que saber seleccionar a quienes han de conformar esos grupos.

Las entidades oficiales como la Dian, el Dane, los anuarios estadísticos de las secretarías de gobierno y gremios como Fenalco, Andi, Acopi, y las sociedades o asociaciones de profesionales, hacen que sea casi que interminable la baraja de posibilidades que se tiene para la obtención de la información que se requiere para un adecuado y efectivo plan de mercadeo.

Estamos próximos a comenzar las celebraciones de otro diciembre, porque como alguien comentó, parece que los colombianos celebramos más ese mes que la navidad, y los planes para 2013 están en la mira de no pocos. La información para su conformación es una base fundamental para poder lograr las metas y los objetivos que en ellos se plantean, pero saber dónde obtenerla, es la base del éxito de esos programas guías de acción.

Lo que no puede olvidarse, que también sirve de fuente, es la historia de cada organización, es decir, lo que se ha hecho, lo que se ha alcanzado y la forma como se ha podido llegar hasta donde se ha llegado, pues esos hechos y logros de cada una, ha, que considerarlos y evaluarlos a la hora de elaborar esos planes que, otra vez, hay que repetir, esperamos y confiamos que no serán piezas de bibliotecas gerenciales, puesto que en esos lugares no funcionan.