Banner

Por: Carlos Fernando Villa Gómez

No son pocas las opiniones que sobre las redes sociales se han conocido, tanto en mercadeo como en otros campos, como la sociología, la sicología, la economía y muchos más, y sorprende que aún existan quienes no han aceptado que la gran mayoría de los seres humanos han encontrado en ellas una manera de vivir, de estar en contacto permanente, en todas partes, otorgando al consumidor, en nuestro caso, un poder (si así quiere denominarse) que antes no podía ejercer como lo está haciendo hoy.

Las estadísticas enseñan cifras que parecen increíbles, como que las 24 horas del día hay un promedio de casi la tercera parte de la humanidad interconectada, siendo la mayoría de esas conexiones en las redes sociales.

Los estudios de la empresa Awareness, con sede en Burlington, Massachusetts, en los Estados Unidos, especializada en investigaciones y análisis de lo que sucede en la red y con los programas de software, han demostrado que más del 51% de la humanidad no confía en las marcas que no participan de ellas, y que son muchísimas las organizaciones, en todos los campos, que las están desaprovechando, tanto por subutilizarlas como por estar ausentes de las mismas, sin analizar lo que el marketing social implica, con mayor fuerza y razón en la actualidad.

Burst Media, otra empresa de la misma ciudad norteamericana, ha encontrado en los últimos estudios que la publicidad, especialmente, debe adaptarse a los nuevos medios, “conversando” constantemente con los clientes y prospectos, pues las marcas que más éxito han logrado son aquellas que están pendientes de lo que opinan los clientes, y para ello, el medio más indicado es, indudablemente, las redes sociales, sin implicar, bajo ningún aspecto, que se deba dejar de utilizar los tradicionales; simplemente, hay que replantear la actividad de las comunicaciones de mercadeo. Como dice la consultora especializada Carmen Santo, “es un hecho que hoy son los usuarios los que eligen a las marcas y no a la inversa. Esos tiempos pasaron”.

No hay que olvidar que los productos más exitosos de la historia han sido aquellos que han sido modificados por escuchar las sugerencias y/o experiencias de los consumidores, que son la mayoría de quienes pueden opinar sobre los beneficios y posibles mejoras.

Preocupa el hecho de saber que existe una gran cantidad de empresas que utilizan muy poco la tecnología para actividades de mercadeo, y que las que afirman estar haciéndolo la subutilizan, desperdiciando las oportunidades de lograr la lealtad que se pretende, la cual se puede alcanzar, con el uso de las redes, más rápida y efectivamente.

Si los estímulos sensoriales son los que generan los efectos que se tienen que considerar: atracción, inicialmente, generación de interés, para hacer que surja el deseo y se pase a la acción, o sea el famoso principio AIDA, y siendo lo más importante el mantenimiento de los clientes o mercados para lograr la sostenibilidad, que se deriva de la continuidad de acción de los mercados con respecto a la oferta que se les hace, por medio del interés que debe ser permanente, y éste se logra y sostiene con estímulos sensoriales que la comunicación genera, las redes sociales, como integrantes de la mezcla comunicacional, se constituyen en una herramienta de gran poder, necesario en mercados como el que estamos viviendo, globalizados, en los cuales todo está, como alguien dijo, a un clic de distancia.

Las redes sociales más usadas, según los analistas, son Facebook (89%), Twitter (84%), LinkedIn (77%), YouTube (71%) y Blogs (61%).

El periodista y gerente de redes sociales en España Xavi Cebrian, llama la atención sobre lo que algunos han denominado el “estallido de la burbuja” de las redes sociales, pues hay que entender también que así como no se aprovecha el potencial existente, es necesario tener presente que las redes sociales tienen límites de acción. Para muchos analistas, las redes sociales pueden tener miles, y hasta cientos de miles o millones de seguidores, pero, verdaderamente activos y participantes en lo que se pretende, se dice que el número máximo es 1.500. Por ello, en mucha parte porque no es la única razón, los gerentes de redes sociales, o “community managers” han adquirido tanta importancia en el mundo, y especialmente en el mercadeo.

Las estadísticas siguen demostrando que lo que se dice en las redes se están convirtiendo en los más grandes influenciadores en las decisiones de los mercados. Y ese potencial debe ser aprovechado.