Banner

 

Por: Carlos Fernando Villa Gómez

Las comunicaciones en el mercadeo actual desempeñan uno de los papeles más importantes de cuantos pueden definirse, sobretodo en un mundo en el cual éstas constituyen la única forma de dar a conocer hechos y realidades, al tiempo que se usan para estimular y hacer que el mercado responda; además, porque como hemos afirmado antes, en mercadeo "todo y todos comunican."

Por eso, para mercadeo, la mejor definición que hemos encontrado sobre lo que son y deben significar las comunicaciones, es la que dice que "es la actividad de administrar y hacer llegar información a otras personas con relación a productos, ideas, objetos, servicios, personas, etc., que busca provocar determinadas actitudes o comportamientos en los individuos que reciben sus mensajes, haciéndolos sostenibles, lo que implica que para obtener un respuesta del cliente, que sea continua y pueda garantizar progreso a una organización, las comunicaciones tienen que ser permanentes y efectivas.

Igualmente, la publicidad, que es una forma de comunicaciones, debe observar una conducta responsable desde las ópticas de la ética y la moral, tratando de hacer de ella una verdadera y eficaz manera de hacer que la gente responda como se desea.

Por ello, las comunicaciones de mercadeo deben tener algunos ingredientes, como son la diferenciación con respecto a la competencia, partiendo de la base de que la promesa básica debe involucrar algo distinto que haga que la gente la escoja primero y la pueda preferir más tarde. Debe ser agradable, llamativa, fácil de recordar, y que trate de impactar sobre el cliente en el menor tiempo posible. La pregunta pues, cuando de comunicaciones se trata, en el mercadeo, debe partir de la base de lo que el cliente quiere oír, es decir, de lo que le interesa y motiva, para hacer de ella una acción estimuladora, pero siempre fiel a la realidad, respetando los valores y las creencias de las personas. Porque es que de verdad hay algunas que... como decimos los antioqueños, ¡eh ave maría, qué tristeza!, y qué mensajes tan pobres de contenido. Hay que revisarlas bien antes de lanzarlas al aire.