Banner
Por: Carlos Fernando Villa Gómez

Es común que cuando se inicia un nuevo período aparezcan inquietudes sobre las tendencias que se observan en los mercados, siendo las de comportamiento de los clientes y, obviamente, las generadas por ello, las que más nos ocupan. Por eso comentamos algunas, regionales, nacionales y mundiales, pudiéndose apreciar estas últimas, con más detalles, en www.trendwatching.com.

Participación en actividades sociales y actos de responsabilidad social: acciones que se espera sean desarrolladas por las organizaciones en el mundo entero, debido a las crisis que se han vivido, a los desastres ocasionados por la naturaleza y, hay que decirlo con claridad, a la falta de interés que han demostrado tantas empresas por la sociedad y las deficiencias en responsabilidad social.

Adaptabilidad a los mercados: el exceso de oferta que se aprecia en la mayoría de los sectores ha hecho que los clientes y prospectos busquen, cada día con mayor conocimiento e insistencia, productos, servicios y actividades que se adapten a sus expectativas, y que no impliquen que sean ellos quienes deban hacerlo. Es de cuidado.

Los productos para los mercados emergentes serán más comunes, debido a que son considerados mercados de alto índice de potencialidad. Algunos opinan que esta tendencia es generada por el que han denominado otros "fenómeno China".

El realismo virtual: es el proceso que comenzó el año que acaba de terminar, consistente en volver real lo que ha sido virtual, pero de gran demanda; en otras palabras, convertir los avatares en seres reales, y lo que hacen y consumen en alternativas posibles. La domótica, la robótica, y muchas otras cosas, son frutos en parte de esta tendencia.

Productos saludables, para todo: una tendencia que ha sido común desde hace varios años ha sido la del cuidado de la salud y de la ecología, que para el año que comienza se fortalecerá, pues la demanda de productos no solamente naturales y orgánicos, seguirá en aumento. Alimentos de bajas calorías, productos ecológicos, empaques reutilizables y biodegradables, y en general todo lo que tiene que ver con salud y ambiente.

Más redes sociales y blogs: muy predecible lo que se espera en este campo. Más actividad social por medio de las redes, junto a nuevos blogs para lo que tanto hemos dicho: comunicaciones permanentes multidireccionales, lo cual exige cultura mercadológica adecuada y programas de fidelización efectivos, principalmente.

Dinamismo de distribución y sistemas de uso: las franquicias, las maneras de facilitar la adquisición de productos (no solamente por la Web), y el incremento del uso de los sistemas de leasing serán cada vez más comunes, sobre todo este último, para que a todas las clases se haga más fácil "comprar" y adquirir productos y servicios.
Participatividad del mercado: no es nada diferente a permitir que los clientes y prospectos tengan

posibilidad de opinar (que no es lo mismo que coadministrar), para mejoramiento continuo de las ofertas. Exige sistemas de comunicación adecuados para ello, y, muy importante, bien atendidos por el personal de las organizaciones.

Conocimiento de los sistemas de producción: es algo que se está dando con buena fuerza últimamente, y que es una de las recomendaciones para evitar las guerras de precios; consiste en dar a conocer cómo se producen los satisfactores para los clientes, lo que lleva a generar más confianza en la oferta y a que los mercados conozcan las razones por las cuales debe pagarse un poco más, cuando el precio es más alto, o el más alto.