Banner
Por: Carlos Fernando Villa Gómez

Los libros de mercadeo presentan una fundamentación básica para poner en práctica lo que se dice acerca de generar y mantener mercados. Pero existen muchos, muchísimos principios que se han convertido en base de la práctica y la logística mercadológica, que hay que tener en cuenta cuando se trata de planificar las acciones que se han de ejecutar.
Sin orden de importancia ni de aplicación, los compartimos.

• No se puede ser todo para todos. Es un imposible.
• No existe producto perfecto, como tampoco producto que no genere beneficios.
• Mucho no es más y más no es mejor.
• Nunca se llega a la meta final; solamente se ganan etapas.
• El primer lugar no es eterno.
• Todo y todos comunican. No se puede no comunicar.
• El precio y su presentación, "hablan".
• La calidad es altamente subjetiva, en todos los casos.
• El servicio al cliente tiene una alta dosis de circunstancialidad.
• El mercadeo es la entrega de un nivel de vida, que todos los días debe ser mejor.
• Las circunstancias de los mercados cada vez llaman más a lo simple; ello (lo simple) es lo más poderoso para los seres humanos.
• Los mercados son personas humanas.
• Los elementos de la comunicación de mercadeo (publicidad, propaganda, promociones, fuerza de ventas, papelería, ferias y eventos, etc.), no pueden utilizarse para cansar ni para prometer lo que no se puede cumplir.
• Hay que conocer el mercado para determinar la oferta.
• El mercadeo no es milagroso.
• Es mejor ser el primero, con lo correcto, que el mejor.
• La mente no maneja sino un máximo de 4 alternativas.
• Las mentiras y las promesas incumplidas tienen un efecto "boomerang".
• Hay que tener mucho cuidado con las extensiones de línea.
• Los efectos del mercadeo son a largo plazo. Las excepciones son muy pocas y se deben a circunstancias y variables externas que no se pueden controlar.
• Si no hay capital, las ideas no serán realidad.
• La percepción es la realidad que gobierna en cada cliente y prospecto. La percepción es la realidad para el mercado.
• La fidelidad del cliente se gana, no se puede comprar; y depende del proceso de relacionamiento, es decir, del conocimiento mutuo que se tenga.
• Los planes de mercadeo son guías, no camisas de fuerza.
• Hay que promocionar, promocionar, promocionar.
• La comunicación no se puede suspender. El ser humano las necesita para mantener el estado motivacional y el interés en las personas y en las cosas.
• La consistencia y la coherencia son base de la credibilidad que necesita el mercado.
• Las alianzas deben darse con base en la unidad de criterios: principios, creencias y valores. Sin ello, estarán condenadas al fracaso.