Banner
Por: Carlos Fernando Villa Gómez

La publicidad ha sido una de las herramientas comunicacionales de mayor utilización en el mercadeo, hecho que ha ocasionado que muchos se confundan pensando que haciendo uso de élla se está desarrollando un programa de marketing.
Su importancia es de tal magnitud que para nadie es un secreto que gracias a su existencia se puede mantener el interés en el mercado, cuando se utiliza de manera adecuada.
Pero, como hemos comentado en ocasiones anteriores, desafortunadamente en muchos casos, se está trabajando como no debe ser: cansona o intensa, sin mensajes claros, confusa y engañosa, excedida en entretenimiento y sexualidad, irrespetuosa y muchos más.

El avance en la tecnología y la utilización de medios poco frecuentados antes, entre otras cosas, han hecho que algunos anunciantes, muchas agencias, publicistas y hasta planteles educativos, no estén bien actualizados ni la altura, habiendo generado lo que se está apreciando en el mundo publicitario, lo cual puede notarse y sentirse al leer y escuchar la cantidad de opiniones que sobre el tema se están dando.

La legislación en muchos países ha sido adaptada para que no se abuse de y con élla, pero, a pesar de todo, se siguen apreciando casos.
En los países en los cuales se ha dado libertad de tiempo para el uso de la publicidad en los medios, ya comienza a sentirse la presión de los mercados por el exceso, sobre todo en televisión, radio, impresos y exterior; inclusive, aunque de manera más preventiva que correctiva, todavía, en la Web.

En España, país donde la publicidad representa el 3% del PIB, se espera que este 2010 la publicidad en televisión se reduzca por el tiempo que se dedica, y permitirá en la futura ley audiovisual (hasta 29 minutos cada hora), por estar convirtiéndose en elemento "cansón" e irrespetuoso, como denunció Patricia Abril, presidenta de la Asociación Española de Anunciantes (AEA), quien además dijo que ya se está pensando, entre otras cosas, en el "día sin publicidad", tal como ha ocurrido con los carros, el cigarrillo, y otros productos.

En los Estados Unidos, mayor productor, consumidor y generador de publicistas de nuestro planeta, la legislación ha comenzado a organizar mejor el mundo de la publicidad.

El uso de los medios poco usados antes, y de los nuevos que la tecnología proporciona, que sigue en aumento, y seguirá hasta llegar a un punto adecuado, está demostrando a las claras que para este 2010, y para el futuro próximo, la actividad publicitaria se está y estará reorganizando o reorientando, y que cada vez será mayor el cuidado que habrá que prestar a su elaboración y transmisión, pues si antes los medios masivos se llevaban la mayor cantidad de la inversión hecha, cada vez es mayor la fragmentación, lo cual implica que debe tenerse una mayor cuidado, hacer análisis más completos y tener claros los parámetros de medición de la efectividad de la misma.

No se va a acabar la publicidad masiva, como algunos han pronosticado; tampoco es cierto que la directa vaya a suplir a aquélla. La Web no se va a "tragar" todo el presupuesto de la actividad. En fin, es solamente un período de ajuste en el cual estamos por la constante del cambio, porque los seres humanos seguiremos siendo eso, humanos, y continuaremos necesitando estimulación de acción, con un fondo serio y constante, pero de forma variable y bien hecha, con mensajes claros, que traten sobre el producto y/o la marca, y que sea una forma de comunicación formadora de mercados y respetuosa de los valores, principios y creencias de la sociedad en la cual se usa.