Banner

Por: Carlos Fernando Villa Gómez   

El verbo "platanizar" no figura en los diccionarios (no lo hemos encontrado ni en el panhispánico), pero sí en muchos artículos sobre temas varios, queriendo significar que se requiere un proceso de adaptación de algo a una cultura o situación.
Muchos analistas, nacionales e internacionales, han llegado a la conclusión de que uno de los problemas grandes que se encuentran en las personas de mercadeo de las organizaciones en nuestro medio, entre otros, es la falta de adaptabilidad a las circunstancias y realidades, y más bien se pretende implantar sistemas que en otras partes han funcionado o están activos, y han dado buenos resultados.

Hace poco nos visitaron estudiantes de posgrado de una universidad para tratar algunos temas que en el trabajo de grado estaban desarrollando, y comenzaron a explicar un caso que habían seleccionado para hacer un análisis y desarrollar un plan de mercadeo.

Desde la perspectiva académica, muy interesante; pero, desde la óptica de la práctica, muy complicado lo que presentaron.
Cuando les solicitamos que "platanizaran" el caso, volvimos a vivir los momentos que con frecuencia vivimos en reuniones de consultoría en muchas empresas: no se adaptan a nuestro entorno y realidad.

La preocupación que tenían, como en tantos casos hemos apreciado, era si debían aplicar el modelo de un autor, o de otro; si las matrices de Porter estaban bien desarrolladas, si las fortalezas eran tales o no, si los cruces eran entendibles, y si en nuestro concepto debían trabajar bajo el esquema de las cuatro pes o cinco o seis, o bajo la matriz del BCG.

Cuando les dijimos que lo hicieran bajo un modelo propio, se confundieron; y, preocupante, nos dijeron que tanto en la empresa como en la universidad no lo aceptarían, pues tenían que sustentar el uso de los modelos que estaban aplicando.
¿Por qué, si se entienden los conceptos y la fundamentación de las decisiones y acciones que deben seguirse, no lo hacen? Fue nuestra pregunta, a lo que respondieron que no se les ocurría nada y, de nuevo, comentaron que no se los aceptarían.
Hay que comprender que las circunstancias y los mercados son diferentes, muy distintos unos de otros. Basta con analizar la situación socio-cultural solamente para comprender que no se está en igualdad de condiciones. Entonces, ¿por qué seguir pretendiendo importar modelos que a todas luces no son aplicables en su totalidad? Hay que entender las razones y las bases de cada uno, siendo lo mejor y lo deseable que se pueda trabajar un esquema propio, "platanizado".

De dónde han salido los modelos que están trabajando en las universidades, que aparecen en los textos, si no es de las modificaciones o "platanizaciones" de los que existen? Por eso salen nuevos en otras partes.
¿Acaso aquí no tuvimos hace años la teoría A de la administración, emanada de la organización Corona, modelo "antioqueñizado" de las teorías administrativas que en las escuelas de la materia pocos conocen?
Como se lee en http://pasaportecolombiano.wordpress.com/2008/04/28/la-teoria-a-de-la-economia-colombiana/: "Tan enseñados como estamos a la imitación, olvidamos la historia... La razón es muy simple: una cierta clase intelectual no cree en Colombia y prefiere importar modelos. En la tierra del café, del vallenato y el sancocho se importa todo tipo de modelo..." Definitivamente, ¡hay que platanizar! Sobre todo cuando se habla de mercadeo.