Banner

Por: Carlos Fernando Villa Gómez  

En orden numérico, no de importancia, continuamos con los ajustes.
Ajuste 3: Consistencia y persistencia. Es quizás de los ajustes más complicados de implementar, pues debido a la constante del cambio y a la velocidad del mismo, ser consistente y hacer que lo que se dice y hace sean percibidos de la manera adecuada, de una parte, y sostenerse durante el tiempo que se requiere para hacer del cliente un ser humano leal, de otra, con la actividad y el movimiento que se aprecia, no es sencillo.
La razón para que se requiera de la consistencia y la persistencia en los momentos que vivimos y las circunstancias que nos rodean, tienen mucho que ver con el ajuste 2 que comentamos antes, pues las personas cada día comentan más y más sobre lo que sucede y pasa, y los comentarios se divulgan rápidamente por medios insospechados, con fuerte influencia sobre las decisiones.

Por todo lo anterior, y mucho más, hay que ser consistentes y vivir y hacer vivir experiencias que reflejen lo que se dice; hay que recordar que los humanos recordamos más la vivencia en general que los hechos en sí. Si no se viven y construyen historias adecuadas y positivas, los clientes y prospectos se darán cuenta de las cosas y los resultados no deseados no se harán esperar. Los ejemplos comienzan a vivirse en nuestro medio, con fuerza.

Ajuste 4: Definición sobre más, igual o menos. Otro de los difíciles, para muchos el que más complicaciones presenta, es el accionar que se refiere a variedades y diversificaciones. Pero, por difícil que sea, se necesita ajustarse a las exigencias y necesidades de los mercados, lo que necesariamente no implica que haya que tener mucho, ni que haya que quedarse quieto, porque la cantidad de competidores y la globalización de los mercados, está haciendo que los clientes y prospectos pidan y pidan, y es ahí donde está el quid del asunto. Los líderes del mercado se están moviendo a velocidades impredecibles, y la cantidad de oferta existente crece cada día, lo que hace que muchos extiendan líneas. Basta con mirar cuántos productos existen para cada decisión que se toma, cuánto canibalismo se ha dado y está presentando, y cuántos productos mueren con la misma rapidez con la que salieron. Este hecho implica otro: el poder de las marcas se hace cada vez mayor, lo cual también genera ajustes en otros campos, como el de las comunicaciones por ejemplo.
El reto básico es encontrar mercados inexplorados, o generarlos, para ofrecerles algo que no admita dudas, y establecer lazos de unión firmes.

Ajuste 5: Los medios. Con el avance tecnológico, pareciera que cada día hay nuevos medios de comunicación con y para los clientes. Los celulares dejan de ser solamente teléfonos, y ya son más otra cosa que intercomunicadores tradicionales. La televisión y la radio interactivas, lo mismo que los periódicos, que igual, parece que dejan de ser lo que otrora fueron para convertirse en generadores de opinión y medios de opinión para la gente, sumado ello a la televisión digital. Las redes sociales como Facebook y similares, y el establecimiento de conexiones sociales por medios inalámbricos, para citar solamente unos cuantos, no dejan duda de que en este campo los ajustes serán cada vez más en cantidad y en aspectos de contenido.

La dinámica de los mercados, y el afán de los seres humanos por estar "al día" de lo que se dice y acontece en la sociedad, están haciendo que los medios sean difíciles de seleccionar, primero, y de usar efectiva y correctamente, luego.
Es interesante, retador, emocionante, apreciar lo que sucede en el mundo de las comunicaciones y lo que la tecnología aporta en este campo. Y no es menos lo que los mercadólogos deben hacer para que esos medios sean efectivos. Por eso hay que mantener ajustes y ajustarse