Banner
Por: Carlos Fernando Villa Gómez

Desde la aparición del libro ‘El Poder de lo Simple' de Jack Trout (McGraw Hill, 1999) no han sido pocos los que han comentado sobre él, que es uno de los libros que más verdades dice sobre lo que es el mundo de la administración actual. Su contenido ha hecho que sea uno de los libros más vendidos en los últimos tiempos, y sigue siendo de los más aclamados y aceptados, pero desafortunadamente menos seguidos, aunque dicen que todo lo dicho es realmente necesario.
John Mariotti, uno de los más reconocidos consultores y analistas de mercadeo en el mundo anuncia para los próximos días la salida al mercado de su nuevo libro ‘The Complexity Crisis', en el cual hace un llamado al mundo sobre lo que se está viviendo, como consecuencia de la complejidad con la cual se han venido orientando y manejando las cosas en los mercados actuales, como otra voz de alarma para muchos empresarios que continúan pensando que lo complicado es la mejor forma de orientar las empresas.

La actualidad mundial exige soluciones a los problemas que se presentan, que han hecho de la búsqueda diaria de salidas a situaciones, que día a día parecen inesperadas, sea la base de las acciones de los humanos, generando los "apagaincendios" que son más comunes a medida que pasa el tiempo.

El texto es una propuesta de trabajo en la cual se expone una manera de orientar y ejecutar, sin complicar ni enredar lo que ya está suficientemente difícil, no solo de entender sino también de implementar.
En él, dice Mariotti, que "la complejidad debilita, desmoraliza y desanima que es lo que menos se requiere en el difícil mundo moderno; lo que se necesita verdaderamente es esperanza, optimismo, ideas, soluciones y, sobre todo, actitud positiva para la búsqueda, el logro y el desarrollo de las mejores soluciones", para lo cual, comenta, se requiere la participación de todos, en la medida de las capacidades de cada quien, siendo siempre conscientes de que la actitud es la base.
Algunos de los consejos de John Mariotti para eliminar la complejidad, y que expone por considerar de gran ayuda en la toma de decisiones de los ejecutivos son:

-Tratar de estar siempre motivado, de buen ánimo, destacando y mencionando siempre lo bueno de lo que sucede, aprendiendo de lo malo que se presente, sin tratar de ser víctima sino buscando siempre aprender de esas experiencias negativas.

-La vida diaria se desarrolla tomando decisiones, y cada persona determina cómo reaccionar ante las alternativas que se le presentan, seleccionando las personas con las cuales se vive, y cómo se deja afectar por lo que pasa; de ello depende la manera como se desarrollan las actividades de cada uno.

Los que conocemos a John Mariotti sabemos de las dificultades por la que pasó al sufrir un accidente que lo tuvo al borde de la muerte, y recordamos algunas de las situaciones que hicieron pensar a médicos, familiares y amigos sobre lo que ahora ha escrito en el libro: cuando le preguntaron los médicos que lo recibieron en el hospital si era alérgico a algo, respondió "sí, a la gravedad, a perderme el nacimiento de mi hija y a que me traten como si me fuera a morir", y continuó diciéndoles que "no quiero que me traten y operen como a alguien que se está muriendo para salvarle la vida; háganlo como se hacen las cosas con un ser humano que vive, sin complicaciones, facilitando las cosas, porque estoy vivo, ¡no muerto!"
En mercadeo, hoy más que nunca antes, se necesita evitar, a toda costa, la complejidad que se aprecia en todos los campos; de lo contrario, los clientes leales serán menos y la inestabilidad será el común denominador en todos los escenarios.