Banner


Mito 14: Para un buen mercadeo se necesita mucho dinero.

Si bien es cierto que mercadeo exige inversión, y que el retorno de la misma no ha sido el mejor en los últimos tiempos, debido a la cantidad de errores que se han cometido y la miopía que del mismo se ha observado desde hace muchos años, son cantidades de ejemplos los que pueden citarse de mercadeo con bajos presupuestos. El llamado marketing BTL (below the line) es una demostración de lo que afirmamos, y si recordamos a Jay Conrad Levinson, quien hace ya bastantes años presentó el conocido como marketing de guerrilla, puede aseverarse que las inversiones pueden manejarse para lograr resultados con bajas erogaciones. Con este mito se ha asociado el siguiente.

Mito 15: El mercadeo es para las grandes empresas, pues a las medianas y pequeñas les queda muy difícil competir con las inversiones que ellas hacen.

Sobre el particular se ha escrito y analizado bastante. No pocos afirman que contrario a la opinión que este mito expresa, para las pequeñas y medianas es más fácil desarrollar un buen programa de mercadeo porque pueden trabajar de manera más personalizada, además de desarrollar actividades que para los grandes son más complicadas. La realidad sobre este mito es que el mercadeo es aplicable en todos los casos, y en lo personal, como seres humanos, sin importar que tan grande o pequeño se es en el contexto del mercado. Formar clientes y mantenerlos no es solo para grandes empresas; es para todos los campos y para las personas también.

Mito 16: Los mejores clientes son los que más compran y pagan a tiempo.

Definir qué es un mejor cliente, siempre ha sido tema polémico, pues la relatividad del concepto lo hace complicado. Para hacer claridad sobre el particular hay que partir del concepto inicial de lo que se considera como cliente, y de un análisis de los objetivos de la empresa, y su mercadeo, con el fin de poder determinar quién es mejor. Los parámetros para el efecto son bien diferentes en todos los casos. Sin embargo, para tratar de hacer claridad sobre el particular, hay que decir que el volumen de compra y la forma de pago, son elementos esenciales de un buen (mejor) cliente, pero no son lo que lo hace el mejor.

Mito 17: Hay sectores y actividades que no necesitan mercadeo.

Eso era hace mucho tiempo, cuando la demanda era mayor que la oferta; pero en la actualidad, cuando la competencia invisible está activa sin descanso, los 365 días del año, podemos afirmar, sin temor a errar, que el mercadeo se necesita en todas las actividades, inclusive en el campo personal, como hemos dicho antes. Quien no "haga" amigos, no forme clientes, en los actuales momentos que vivimos en un mundo de competencia, pronto será aislado e historia.

Mito 18: El cliente siempre tiene la razón.

Es uno de los clichés más antiguos del mercadeo; casi que un dogma para muchos, pero en realidad, algo que no se puede tomar literalmente. Parte el mito de la realidad de que es el cliente quien decide y evalúa, según los propios parámetros, experiencias y demás. Pero ello no es óbice para considerar que lo que diga, haga y opine, es lo correcto. Muchas son las veces en las cuales se ve claramente que el cliente no tiene razón, implicando ello que debe ser corregido en conceptos, conocimientos, y, en general, en lo que se necesite, para hacer de ese cliente, ser humano, una persona leal y fiel a la marca, al producto, etc.