Banner

Muchos son los mitos que se han creado alrededor del mercadeo, en nuestro medio y en el mundo entero, y tal como hicieron Kevin Clancy y Robert Shulman en 1994, tratando de aclarar los 172 que entonces comentaron, vale la pena considerar algunos, que podríamos considerar principales y más preocupantes de los más de 200 que tenemos en nuestra lista, para pensar sobre ellos y actuar en consideración.
Para hacerlo, los agrupamos, comenzando por los generales del marketing.


Mito 1: el mercadeo es para vender más y crecer la participación de mercado.


La realidad es otra, bien diferente. La finalidad del mercadeo no ha sido, y no es ni será, la venta de productos y servicios. Las diferentes épocas de la humanidad, y los diversos enfoques que han orientado la implementación de las actividades y herramientas que se siguen y usan en su ejecución, han ocasionado que desde hace varias décadas se presente una tergiversación cuando se trata del fin que se pretende, cual es la formación de los clientes y el logro de la lealtad de ellos acerca de lo que se es y se ofrece. Es decir, hacer que las personas seleccionadas como integrantes de los grupos objetivos, se conviertan en libres buscadoras y propagadoras de lo que se es y ofrece para mejorar el nivel de vida de éllas, cuando necesitan o desean lo que se les ofrece, superando las "tentaciones" de la competencia porque se sienten tranquilas y seguras. En otras palabras, el mercadeo busca, y siempre se ha dicho, el establecimiento de una relación con el mercado (los clientes), para que el comportamiento de ellos sea fiel y leal a la organización, sea ella empresa, comercio, religión, política, cultura, deporte, persona, etc.; por eso se requiere una comunicación constante y permanente, en todas las direcciones, para conocimiento mutuo de manera que se fortalezcan las dichas relaciones entre las partes, y el beneficio sea general.
Por la "fortaleza" de este mito, las religiones, la cultura, la política, el deporte, y muchas otras actividades y sectores, hoy están en dificultades, pues se pensó que mercadeo era (es) para vender, cuando en realidad es para formar y mantener clientes, mercados.


Mito 2: mercadeo no se necesita; todo lo que se requiere es anunciar.

 

Llevamos mucho tiempo sin mercadeo, ¿por qué ahora si se necesita?
La evolución de la humanidad ha hecho que este mito sea, si se quiere, lógico. Cuando durante la época de la posguerra se daba la situación que se tuvo, demanda mayor que oferta, sumado al hecho de que las sociedades eran muy reducidas y el conocimiento de las personas era un hecho, el mercadeo no era tan necesario. Se sabía que no se podía abastecer el mercado, la demanda, y que los clientes debían buscar lo que requerían. Era cuestión de solamente "anunciar" y poner condiciones. El cliente no era el "rey" que dicen que es hoy. Luego, en los años 60 y 70, especialmente, el equilibrio que se apreciaba ya generaba alternativas, se podía seleccionar entre productores, marcas, etc., y el cliente necesitaba conocer más, las comunicaciones se desarrollaron con fuerza, y las ventas se convirtieron en el fin de la mayoría. Fueron años de formación de muchos de los ejecutivos y empresarios de hoy, quienes aparentemente no han notado el cambio que han tenido la sociedad, los sistemas de producción, la tecnología, los clientes. Desde principios de la última década del siglo pasado, la oferta supera la demanda, lo que significa que los clientes pueden escoger, y hasta poner condiciones. Se necesita entonces el mercadeo en su totalidad, no en parte como hace unos años, y cuando no se comprendió lo que era, porque no se requería con tanta fuerza, no se puede pretender una cultura de formación de clientes, pues la de ventas ha sido prioritaria. Pero ya eso pasó y hoy es muy diferente.