Banner

Por: Carlos Fernando Villa Gómez

Cuando se aproxima el final del presente año, ya comienzan a hacerse sentir los que hablan de tendencias en el campo del desarrollo y el mantenimiento de los mercados, sobre todo debido a que muchos mercadólogos han iniciado la preparación de los planes de mercadeo para 2007 buscando métodos y alternativas que permitan ventajas que a su vez generen preferencias y eleven los índices de lealtad. Drew Neisser, ejecutivo de la empresa Renegade Marketing, ha comentado algunos, de los cuales destacamos y adaptamos los siguientes.

Primera: honestidad a toda prueba. A medida que mayor es la oferta en los mercados del mundo, se habla más de la transparencia que las empresas necesitan para convertirse en exitosas, pues con un manejo adecuado de los recursos, el cumplimiento de las promesas (especialmente las expresadas en misiones y visiones), el respeto y las demostraciones claras y concretas de responsabilidad social que implica muchísimas cosas, y un adecuado manejo de relaciones y comunicaciones, se comenzará a establecer diferencias importantes que día a día exigen y valoran los mercados (clientes). La honestidad no es una estrategia, como no lo es el servicio, puesto que toda empresa que se diga competente y seria debe ser honesta y servidora para poder ofrecer el mejoramiento del nivel de vida que los seres humanos (clientes) buscan al acudir a ellas con el fin de obtener los elementos necesarios requeridos para satisfacer necesidades y/o deseos. Como afirmó Manssur: “para entregar un nivel de vida”.

Segunda: fortalecimiento de relaciones con los clientes. A medida que pasan los días, continúa la dinámica del cambio y la competencia se hace más fuerte, cada ser humano busca mantener y mejorar las relaciones con los demás. Los mercadólogos han comprendido que el CRM, una de las herramientas tecnológicas mas usadas para esa administración de relaciones, no es más que eso, una herramienta, para facilitar y fortalecer esas relaciones que implican conocimiento mutuo pero efectivo en lugar de recopilación de datos, demoras en respuestas, etc., que se aprecian. Aspectos sencillos y simples como tiempos de respuesta incluyendo las que se dan por medio de las diferentes formas de telecomunicaciones, sobre todo las del teléfono y los correos electrónicos, las facilidades brindadas para contactos, el uso de los medios, los sitios web con todo lo que implica el uso de la red, para citar algunos, serán cada vez más monitoreados por los clientes.

Tercera: identificación, “uso” y mantenimiento de minería de nichos. Tal como ocurrió con las llamadas minerías de datos, ya se comienza a considerar como una acción del mercadeo moderno la búsqueda, la identificación, y el aprovechamiento efectivo y adecuado de los nichos no atendidos o deficientemente considerados, para aprovechar las oportunidades que se presentan en los mercados del mundo actual, en los cuales la demanda es menor que la oferta, y la actividad comunicacional se ha mostrado deficiente, en especial por la falta de contenido de los mensajes sumado al excesivo uso de elementos emocionales. Cada cliente tiene sugerencias importantes e interesantes para mejorar los productos actuales, tangibles e intangibles, haciendo que la esfera componente del producto que comprende esas expectativas y potencialidad sea cada vez más grande, y por consiguiente, los nichos para los nuevos productos y las mejoras de los actuales aumentarán en cantidad y oportunidad.