Banner

Por: Carlos Fernando Villa Gómez

Si a la común manifestación de “no hay presupuesto” sumamos la expresión “no alcanza el tiempo”, que tanto escuchamos de la gente de mercadeo, la primera saliente de los comités o jornadas de presentación de los planes de mercadeo o de las solicitudes de estas áreas a las directivas cuando de hacer algo extra se trata, y la segunda de quienes laboran en mercadeo, podría entenderse la razón de muchos de los inconvenientes que hoy se viven en el desempeño de las actividades de quienes tienen a cargo lo concerniente a generar y mantener clientes, y, con mucha frecuencia, de quienes son profesionales independientes.

La famosa escritora y “entrenadora” C. J. Hayden, autora del libro Get Clients Now! (Consiga clientes ya!), fundadora y ejecutiva de la empresa Wing Business Coaching de San Francisco, California, comenta que uno de los problemas principales de la gente de mercadeo en el mundo lo constituye el factor tiempo, pues la cantidad de actividades operativas y la asistencia a tantas reuniones y comités que viven los ejecutivos de hoy, hacen que ello sea común. Por eso, dice, el problema no está en encontrar o buscar el tiempo para el mercadeo, sino, por el contrario, en saber “hacer ó construir”  ese tiempo necesario para desarrollarlo efectiva y adecuadamente.

En recientes seminarios y conferencias hemos manifestado que quizás el mercadeo más efectivo es el que se hace diariamente, con sentido común, con iniciativa, trabajando los contactos diarios con el mercado (clientes), una vez analizados los ambientes que deben considerarse.

Karen Edwards, hasta 2001 vicepresidente de mercadeo de Yahoo, y quien se retiró ese año, afirmaba que “la competencia se irá desarrollando cada vez más hacia lograr el tiempo de la gente”, pues la cantidad de anuncios y actividades que los medios permiten trabajar hoy, ha hecho y hará que el tiempo sea valorado más a medida que pasa. Por esta razón, los sistemas de comunicaciones y los medios para ello, hacen que el manejo del tiempo tenga que ser más programado, efectivo y eficiente. También advierte Edwards, que continuidad y enfoque son elementos de gran valía para el cliente, pues ello hará posible que el interés y el mercadeo de palabra se conviertan en aliados de la empresa.

Cuántas oportunidades para “hacer” tiempo se pierden en un día! es un tema sobre el cual se habla por parte de expertos en la materia. La asistencia a seminarios, conferencias, actividades sociales, y similares, son apenas ejemplo de lo que se puede aprovechar para conocer, darse a conocer y establecer o afianzar relaciones por medio de invitaciones y/o acompañamiento de uno o varios clientes. Los almuerzos de trabajo, cocteles, o eventos de actividad social simplemente, se convierten en otro gran medio del sistema de logística de mercadeo que bastante se ha desaprovechado, pues la invitación a un prospecto no parece haberse considerado como algo importante y aprovechable. Los viajes, sean de negocios o placer, pueden convertirse en elementos efectivos para “hacer” tiempo de mercadeo; las actividades recreativas, como caminatas, práctica de ejercicios como el gimnasio y clases de aeróbicos, deportes como el golf, el tenis, los bolos y similares, se están utilizando cada vez con mayor regularidad para remplazar reuniones de negocio tradicionales, y “construir” el tiempo que se necesita.

Muchas son las formas de “hacer”el tiempo, con bajo presupuesto para mercadeo efectivo. Cada vez la tecnología permite más acercamiento con los clientes y prospectos, y eso es lo que tratamos de hacer pensar, como C. J. Hayden dice: “hay tiempo para mercadeo”!