Banner
Por: Carlos Fernando Villa Gómez
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 
 {mosimage} Cuarto: Persistir, cuando vale las pena y siempre con respeto. Siempre se va a enfrentar una situación que con el paso del tiempo y la evolución que se da en todos los campos, hará que las cosas sean más interesantes (difíciles?); no solo por la competencia, sino también debido a las ocupaciones y la movilidad social que se aprecia. Una adecuada segmentación, sumada a un análisis continuo del mercado gracias a la tecnología con la que se puede contar, permitirán establecer con mayor claridad y efectividad con quiénes se debe persistir, teniendo cuidando de no llegar a cansar, y dentro de las normas del respeto. 
Cuarto: Persistir, cuando vale las pena y siempre con respeto. Siempre se va a enfrentar una situación que con el paso del tiempo y la evolución que se da en todos los campos, hará que las cosas sean más interesantes (difíciles?); no solo por la competencia, sino también debido a las ocupaciones y la movilidad social que se aprecia. Una adecuada segmentación, sumada a un análisis continuo del mercado gracias a la tecnología con la que se puede contar, permitirán establecer con mayor claridad y efectividad con quiénes se debe persistir, teniendo cuidando de no llegar a cansar, y dentro de las normas del respeto. 
 {mosimage} Cuarto: Persistir, cuando vale las pena y siempre con respeto. Siempre se va a enfrentar una situación que con el paso del tiempo y la evolución que se da en todos los campos, hará que las cosas sean más interesantes (difíciles?); no solo por la competencia, sino también debido a las ocupaciones y la movilidad social que se aprecia. Una adecuada segmentación, sumada a un análisis continuo del mercado gracias a la tecnología con la que se puede contar, permitirán establecer con mayor claridad y efectividad con quiénes se debe persistir, teniendo cuidando de no llegar a cansar, y dentro de las normas del respeto. 
De esta manera se obtendrán resultados positivos, y si las cosas se hacen bien, se habrá logrado un verdadero cliente que (se) multiplicará. Pero si al hacer los análisis se concluye que un prospecto ó cliente no es adecuado, por una o varias razones, debe dejarse por el momento y observarlo para un futuro. Aquí vale la pena recordar lo que en alguna ocasión manifestara Jeffrey Fox: “todos los clientes no son dignos de la empresa y la empresa no es digna de todos los clientes”! Además, para eso existe la innovación, que no es solamente para productos, sino para las formas de hacer las cosas y relacionarse con los clientes. Quinto: Alimentar el embudo de (con) prospectos. Del universo que es el mercado, aparecen los sospechosos, que mas tarde se convierten en prospectos, y luego en clientes, siempre y cuando las cosas se hagan adecuada y efectivamente; es un proceso que podría denominarse de depuración, el cual sucede en doble vía, es decir, tanto desde la empresa como desde los clientes, debido a que estos últimos se “autosegmentan”, y que se ha dado durante más de mil años; algunos lo han llamado “proceso de alimentación del embudo de prospectos”, que no es otra cosa que parte del proceso mercadológico o de formación de clientes.
Básicamente la razón de ser de éste es muy simple: no hay mercados eternos, todo evoluciona, cambia, y los mercados se renuevan desde todas las perspectivas. Una pregunta común sobre este aspecto es acerca del cómo, a lo que hay que responder que esa alimentación es hecha, fundamentalmente, con un sistema de comunicaciones que hace que el mercado esté permanentemente en conocimiento de lo que sucede con la empresa y sus productos, y ésta de lo que sucede con los clientes y competencia, lo que equivale a decir que, actualmente, el proceso de comunicaciones, relaciones y experiencias es vital para el mercadeo.   {mosimage}
Pero de ahí a afirmar que ya murieron otras cosas, hay grandes diferencias. Sexto: Establecer tiempos, valorarlos, respetarlos y cumplirlos. En una sociedad que cada día parece tener menos tiempo para hacer las cosas, para actualizarse, para capacitarse, etc., es menester entender que el mercadeo moderno debe contar con un escenario enmarcado dentro de una verdadera valoración del tiempo, tanto propio como el de los demás. Es común ver cómo las personas van estableciendo días y horas para actividades de todos los estilos, buscando siempre, paradójicamente, no caer en rutinas. Todas las horas y momentos no son iguales ni significan lo mismo para todos, ni siempre, y ese hecho, real y sencillo de apreciar y demostrar, establece que en mercadeo se deben determinar, para clientes individuales o segmentos lo más homogéneos posibles, los momentos para cada acción que se ha de desarrollar, valorándolos en todo sentido, siendo muy importante hacerlo desde el enfoque de la monetización, respetándolos y cumpliéndolos; recordando que los internos también hacen parte del mercado. En muchas ocasiones parece ser que no se le da la debida importancia el tiempo, y se incumple con preocupante frecuencia, siendo éste un elemento vital a la hora de hablar de un verdadero y efectivo mercadeo