Banner

Por: Carlos Fernando Villa Gómez

6. Usar correcta y adecuadamente las palabras y las normas de ortografía. Una palabra mal escrita, con errores ortográficos, o un uso inadecuado del lenguaje, pueden dar al traste con lo que se pretende. En la actualidad, cuando el uso de vocablos y expresiones populares es tan frecuente, se cae muy fácil en este error. Para ello hay que tener muy presente, y analizar adecuadamente, el segmento al cual se dirige, pero, lo correcto, nunca ofende y, por el contrario, genera una imagen positiva.

7. Evitar contradicciones, omisiones, y malas escrituras (typos). Para ello es recomendable hacer que terceras personas, conocedoras y desconocedoras de lo que se pretende lean las pruebas y expresen sus opiniones. La consistencia y el estilo son muy efectivos en catálogos y brochures. En nuestro idioma es frecuente encontrar mezclas de estilos: comienzan con el uso de usted e imperativos y en los textos pasan a la utilización del pronombre tu y voces activas, generando impresiones indeseables.

8. No olvidar expresar claramente la acción que se desea por parte del receptor de los mensajes que se expresan. Debe indicarse con claridad lo que se ofrece, lo que significa para el cliente, los beneficios, y lo que se espera que hagan, indicando motivos y razones. ¿Se busca que los clientes llamen, o que acudan a un sitio, o que visiten o sean visitados, o que contesten por fax o correo electrónico?. Debe indicarse con claridad lo que deben hacer, y facilitar la forma como lo deben realizar, pues es importante que el mercado actúe. Si no, para qué...?

9. Evitar formas confusas y difíciles de llenar. Cuando se incluyen formularios o formatos para que el receptor complete o llene, éstos deben ser claros, concisos, breves y sencillos de llenar, con espacios suficientes y evitando confusiones que pueden presentarse con líneas, casillas, espacios y otros elementos que pueden no quedar claros. Debe recordarse que las fechas se expresan de manera diferente en muchas partes, por ejemplo, y que hay personas que escriben con letra grande. Aquí valdría la pena decir que ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre. Las fechas límites de entrega, las formas de envío, recolección y similares, deben estar claramente indicadas, lo mismo que cuando se requieren ciertas condiciones como colores de tinta, abreviaturas, etc.

10. Recordar que los medios son cada vez más, lo que amplía la posibilidad de complementar ó de elaborar otros catálogos y/o brochures. Las cintas de video, los DVD's, CD's, disquetes, etc. En otras palabras, no limitarse al uso del papel, ya que cada día es mas marcada la tendencia a reducir el uso de él cuando se puede reemplazar por la utilización de otros medios.

Estas normas que nos hacen pensar sobre cómo elaborar catálogos y/o brochures, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas, vale la pena que sean tenidas en cuenta por los mercadólogos que las orientan. Como indicamos, cada día es mayor la cantidad de los que circulan, impresos y virtuales, y la saturación del mercado con ellos hace que se trabaje más activamente en la segmentación de los mercados para hacer uso adecuado y efectivo de estas herramientas que no son para colección ni para otros fines diferentes a los cuales se destinan por parte de quienes los elaboran. Por ello deben ser consideradas.