Banner

Menú de comunicación

 

Tomado de: www.marketingnews.es

Tengo la suerte de trabajar diariamente con directivos de grandes empresas de diferentes sectores y todos coinciden en sus principales inquietudes.

Para empezar, a todos les preocupa la falta de optimismo que se ha establecido en sus organizaciones, como consecuencia de la crisis, que nunca se acaba. Es por ello que, recuperar el optimismo debe ser uno de los primeros "platos" que debemos cocinar en nuestras empresas. La comunicación interna basada en los pequeños o grandes logros, en no desfallecer, en transmitir optimismo a los empleados es esencial para mantenerse o superar una crisis. Porque el año 2011 puede ser duro y malo, o duro pero bueno, dependiendo de la actitud de los líderes de cada empresa. El optimismo es una gran opción como primer plato potente en este 2011.

El segundo reto con el que los directivos españoles se están encontrando es la llamada "revolución de las redes sociales". Nuestras empresas tienen que reaprender a comunicar para vender y promover sus productos y marcas, debido a la evolución en los canales tradicionales de promoción y venta. Por un lado, la televisión está segmentando cada vez más las audiencias. Por otro, los presupuestos de marketing y publicidad se recortan. Y, además, han aparecido las redes sociales y las nuevas tecnologías para complicar todavía más la situación. Nos encontramos en pleno cambio de paradigma, lo que supone una grandísima oportunidad para poner en práctica un mix diferente, donde se pase de informar y vender a escuchar, conversar y compartir, para vender como resultado de recomendaciones entre tus clientes. Participar en las redes sociales para que estas trabajen a favor del negocio y generen ingresos es fundamental para componer el plato principal de comunicación... y que muy pocos saben emplear.... ¿Sabemos cómo influyen las redes sociales en nuestros hábitos de consumo? ¿Y las recomendaciones online? Dentro de 5 años, ¿cuáles serán nuestras fuentes de información o los prescriptores de productos y servicios?

Y para postre, nos encontramos con una tercera inquietud, que es la odiosa comparativa entre nuestro mercado natural (España, Europa occidental o América del Norte) con los nuevos mercados (Brasil, México, India, Rusia, China,...). Recientemente he estado en Sao Paulo trabajando en la campaña de un cliente y he podido observar de primera mano la brutal diferencia. En España estamos creciendo al 0,8% o al 1%, Alemania que va muy bien al 2,5%, pero en Brasil están creciendo al 8,5% o 10%. Allí todo el mundo quiere comprar casas, televisiones, coches, equipos de música... y aquí nadie quiere comprar nada. Esta comparativa genera preguntas como si tendremos que emigrar a estos países para triunfar como empresa o como profesionales. Lo que tienen que transmitir y comunicar todos los directivos es que el mercado es global. Las empresas deben estar preparadas para vender o establecerse en un mercado más amplio. Hay que saber diferenciarse y ser competitivo a nivel mundial. Nuestra propuesta para el postre es que se puede tener la sede en España y ser una referencia a nivel internacional y esto tanto vale para empresas grandes como pequeñas. Esta receta nos la auto-aplicamos en apple tree communications. Somos 40 profesionales, entre Barcelona y Madrid, pero servimos a clientes en todo el mundo, como BMW en su sede de Munich, el GSMA en Atlanta USA o a France Telecom en París. No importa donde estemos físicamente, las nuevas tecnologías nos permiten des-localizarnos muy fácilmente de cara a clientes.

En resumen, un buen menú para el 2011 sería el siguiente:

- Entrante: regenerar optimismo entre los directivos de las empresas

- Plato principal: aprovechar las nuevas tecnologías (y las viejas!!!) para reaprender a vender y ganar participación de mercado.

- Postre: ser y pensar en global.... O no habrá postre!!

Por cierto, café y vino no incluido (estamos en crisis)...