Banner

Las empresas deben cambiar su concepto de la comunicación

 

Tomado de: www.puromarketing.com

El mundo de la comunicación parece que sigue anclado en el pasado sin percatarse o querer darse cuenta de que los tiempos han cambiado. Una gran parte de las agencias del sector de la comunicación, gabinetes de prensa y periodistas, continúan sometidos a la demanda y objetivos de sus clientes y empresas sin ofrecer nuevos cambios y alternativas adaptados a los nuevos tiempos.

Sin embargo a pesar de este 'esfuerzo en vano', la realidad es bien distinta y son ya numerosos los estudios e informes que ponen de manifiesto la poca efectividad de la comunicación tradicional. Prueba de ello, es que el 90% de notas de prensa comerciales van directamente a la basura. Apenas sólo el 10% de notas de prensa son aprovechadas por los periodistas y un número todavía más reducido termina resultando de interés para los medios de comunicación que podrían darles una mayor cobertura.

Evidentemente esto quiere decir, que tanto su impacto como eficacia se pierden en el camino, reduciendo las posibilidades reales de generar un mayor impacto o interés entre lectores, usuarios, consumidores y potenciales clientes. En resumen, muchas empresas están invirtiendo recursos y esfuerzos en una comunicación ineficaz y desmarcada de las tendencias de la comunicación de los nuevos tiempos. Si a ello le sumamos los problemas de saturación de este tipo de información, las posibilidades de su impacto y relevancia se reducen de forma extrema.

En la nueva era de los medios y redes sociales, las reglas de la comunicación han cambiado. Esto es algo indiscutible. Con ello, las agencias y profesionales del sector se enfrentan a un nuevo reto. Sus clientes demandan sus servicios para informar de las novedades de sus empresas, pero ni consumidores, ni usuarios, ni medios quieren escucharlas. ¿Por qué?

El 95% de las notas de prensa actuales siguen pecando de excesivo contenido de carácter comercial. Un mal al que podríamos referirnos como al del "contexto del Ego" de quienes sólo hablan reiteradamente de sí mismos, y que consideran a su audiencia objetiva en algo así como una clase de especie enferma de alzheimer a la que hay que repetir una y otra vez un nombre comercial, sin nada más interesante que contar.

A los de medios de comunicación, principales destinatarios de las notas de prensa, les resulta difícil entender que las agencias de comunicación sigan pensando que son portavoces gratuitos y altavoces de su gran comunicación. Sin embargo, el poder de otorgar a los usuarios la posibilidad de compartir historias ha servido para demostrar que este tipo de comunicación de antaño ha fracasado. No interesa y ni siquiera resulta interesante. No debemos olvidar nunca que los medios necesitan información veraz e interesante para sus lectores, y que estos a su vez, sólo compartirán aquellas historias realmente interesantes y relevantes.

Además de estas, existen otras muchas causas y factores por los que las notas de prensa son cada vez menos útiles. Principalmente por que se han convertido en una herramienta que se ha 'pervertido' y utilizado de forma indiscriminada sin evaluar realmente el valor de su contenido.

Si el contenido es el Rey, el contexto es la Reina

Amy Manus, media director de la agencia Nurun en Atlanta así lo ponía de manifiesto agregando además que "mientras el contenido es importante, es el contexto en el que el contenido se entrega, igualmente importante".

Entendido esto, las empresas y profesionales de la comunicación deberían plantearse una serie de preguntas realmente interesantes. "¿Qué se considera algo con valor único y atractivo para los consumidores? ¿Qué es algo que podamos ofrecer a los consumidores que no hayan visto o leído antes y a su vez, ofrece algún tipo de valor a la participación que va más allá del simple hecho de empujar el contenido?".

Es más que evidente que tanto empresas como profesionales así como agencias y gabinetes de prensa, necesitan cambiar su concepto de la comunicación y apostar por compartir experiencias y contenidos relevantes.