Banner

La comoditizacion, ¿el final del valor añadido de la empresa?

 

Ideas fundamentales del artículo de: www.puromarketing.com

Resulta, cuando menos curioso, ver como la mente humana o los seres humanos, rápidamente nos adaptamos a las mejoras o avances que vamos consiguiendo, tanto a nivel particular como sociedad y grandes avances o logros enseguida nos parecen algo normal. Por ejemplo, muy poca gente se compraría hoy en día un teléfono móvil sin bluetooth, y es un invento que apenas tiene 10 años, y parece que lleva toda la vida con nosotros. En eso consiste la comoditización, palabra de origen anglosajón commodity. Se denomina commodity a todo bien que es producido en masa por el hombre o incluso del cual existen enormes cantidades disponibles en la naturaleza, que tiene un valor o utilidad y un muy bajo nivel de diferenciación o especialización, (por ejemplo, la electricidad, el servicio de distribución de agua potable, etc.).

Sin embargo, persiste la creencia de que es un derecho del consumidor, y se suele exigir a los establecimientos, sin ningún fundamento legal. Por cierto, que esto se da tanto en las relaciones B2B como B2C (business to business, business to customer).

El problema es que cuando se ofrece un bien o servicio superior al estándar o pactado previamente ("up grade"), es importante ponerlo en valor y no entregarlo como algo normal o cotidiano.

Evidentemente, si las empresas se quieren diferenciar no parece que este sea el mejor camino, ya que finalmente todo acaba transformándose en un commodity. Porque nos lleva a una escalada de ofrecer cada vez más por el mismo precio a unos consumidores cada vez más exigentes. La diferenciación debe venir por otra vía como son la co-creación, o la gestión de las experiencias del consumidor.