Banner

¿Cómo desenmascarar a un falso coach?

 

Tomado de: www.iprofesional.com

Debido al auge del coaching, existen, cada vez más escuelas que dicen impartir coaching, cuando en realidad, ofrecen cursos que nada tienen que ver con la técnica.

Desde The Internacional School of Coaching (TISOC) se advierte de la necesidad de contar con una formación adecuada si se quiere ser un profesional del coaching.

"El coaching es una técnica con muchos "familiares cercanos" que habitualmente tiende a ser confundida por su proximidad en la forma en que logra obtener resultado", apunta Miguel J. Roldán, Coach y Presidente de TISOC.

Y añade: "El Life Coaching o Coaching Personal se confunden con terapias, con psicología y hasta con otras herramientas como la PNL. En el caso del Coaching Ejecutivo, lo tienden a confundir con consultoría y hasta con formación de Habilidades, desafortunadamente, aquí está la mayor distorsión."

El coaching es una actividad que genera nuevas posibilidades para la acción y permite resultados extraordinarios en el desempeño.

Se trata de una herramienta en la gestión de empresas y una herramienta de valor incalculable en el desarrollo personal para obtener metas tanto personales como profesionales.

Por este motivo, a la hora de contratar un coach, lo primordial es conocer cuál ha sido su formación y si es certificado.

Las escuelas que ofrecen realmente coaching deben poseer "know-how" propio en, al menos, un 70% de su metodología.

Del mismo modo, es esencial que cuenten con itinerarios modulares de certificación, una importante dedicación anual a la investigación, una alta reputación internacional, pero, sobretodo, y lo más importante, que cuenten con sellos certificadores estructurados.

El principal riesgo de formarse en una escuela que no cumple con los requerimientos necesarios no está en acudir, sino en salir "graduado" de ellas.

Terminar con una certificación debajo del brazo ofreciendo técnicas disfrazadas de coaching genera confusión en el cliente y frustración en un coach mal formado, pues rápidamente va a ser desenmascarado.

Algo muy importante, el coaching trabaja directamente sobre las personas, con sus procesos mentales, lingüísticos y emocionales incluidos, lo que significa que estos procesos mal dirigidos generan efectos muy negativos en la persona, es aquí donde un coach mal preparado deja ver sus déficits y donde hay que tener un cuidado enorme.